domingo, 9 de junio de 2013

Me enseñaste de todo excepto a olvidarte

       Nunca me adueñé tanto de una canción como me adueñé de esta, siento que el autor se sentó frente a mi puerta y comenzó a anotar cada uno de mis sentimientos y experiencias a medida que pasaba el tiempo, mejor dicho nuestro tiempo. Se acentúan tantas emociones con esta canción y me encanta analizarlas una por una. Otra cosa que me agrada mucho de este manojo de palabras es que puedo sentirme recordada o recordar a alguien a medida que transcurren las lineas.


Me enseñaste a no fumar sin desayuno
Me enseñaste a dividir
Que la suma de uno y uno siempre es uno
Si se aprende a compartir

Me enseñaste que los celos son traviesos
Que es mitad falta de cesos y mitad inseguridad
Me enseñaste a ser pareja en libertad
Me enseñaste que el amor no es una reja
Y que es mentira la verdad
Me enseñaste que no es bueno el que te ayuda
Sino el que no te molesta
Me enseñaste que abrazado a tu cintura
Todo parece una fiesta
Me enseñaste muchas cosas de la cama
Que es mejor cuando se ama
Y que es también para dormir
Me enseñaste entre otras cosas a vivir
Me enseñaste que una duda puede mas que una razón
Pero fallaste mi gurÚ
Se te olvido enseñarme que hago si no estas tu

Me enseñaste de todo excepto a olvidarte
Desde filosofía hasta como tocarte
A saber que el afrodisiaco mas cumplidor
No son los mariscos sino el amor
Pero no me enseñaste a olvidarte
Me enseñaste de todo excepto a olvidarte
A convertir una caricia en una obra de arte
A saber que los abogados saben poco de amor
Y que el amor se cohibe en los juzgados
Pero no me enseñaste a olvidarte
Pero no me enseñaste a olvidarte

¿Donde se apaga el amor que quedo?
No encuentro el interruptor
Si hay que aceptar que nuestra historia voló
¿De donde saco el valor?

Me enseñaste de todo excepto a olvidarte
Desde filosofía hasta como tocarte
A saber que el afrodisiaco mas cumplidor
No son los mariscos sino el amor
Pero no me enseñaste a olvidarte
Me enseñaste de todo excepto a olvidarte
A convertir una caricia en una obra de arte
A saber que los abogados saben poco de amor
Y que el amor se cohibe en los juzgados
Pero no me enseñaste a olvidarte
Pero no me enseñaste a olvidarte

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada